PRINCIPALES TIPOS DE SUELOS, SU RECONOCIMIENTO Y DENOMINACION

Como se ha visto los materiales que constituyen la corteza terrestre son clasificados en dos categorías. El límite entre suelo y roca resulta necesariamente arbitrario y existen muchos agregados de partículas minerales que son difíciles de clasificar.

Según cual sea el origen de sus elementos, los suelos se dividen en dos amplios grupos: Suelos cuyo origen es esencialmente el resultado de la descomposición física y química de las rocas, y suelos cuyo origen es esencialmente orgánico. Si los productos de la descomposición de las rocas se encuentra aun en el mismo lugar de origen, los mismos constituyen un suelo residual, en caso contrario, forman un suelo transportado, cualquiera que sea el agente de transporte. El espesor de los estratos de suelos residuales depende fundamentalmente de las condiciones climáticas y del tiempo de exposición a la misma y en algunos lugares alcanza a varias decenas de metros. En zonas templadas, los suelos residuales son generalmente firmes y estables, salvo en muy raras excepciones.

Por el contrario, muchos depósitos de suelos transportados son blandos y sueltos hasta profundidades que alcanzan muchas decenas de metros. Por ello, los casos difíciles en problemas relacionados con suelos y cimentación van casi exclusivamente asociados a la presencia de suelos transportados.

SUELOS ORGANICOS

Los suelos de origen orgánico se han formado caso siempre in situ, ya sea como consecuencia de la descomposición de vegetales como en el caso de las turbas o por la acumulación de fragmentos de esqueletos inorgánicos o de conchas de ciertos organismos.

Las condiciones de los suelos del lugar donde ha de construirse una estructura son comúnmente explorados por medios de sondeos, perforaciones o excavaciones a cielo abierto, se examinan las muestras a medida que son extraídas y se clasifica anotando el nombre del suelo e indicando su compactabilidad, color y otras características. Estos datos sirven luego para preparar el perfil de la perforación, donde se indica cada capa de suelo por su nombre y proporciona las cotas entre las cuales la misma se extiende, los datos así obtenidos pueden ser completados más tarde con un resumen de los resultados de ensayos de laboratorio efectuados sobre muestras de los suelos del perfil.


RECONOCIMIENTO Y DENOMINACION

A continuación se describen los suelos más comunes, con los nombres generalmente utilizados para su clasificación en el terreno.

LAS ARENAS Y LAS GRAVAS O CANTOS RODADOS. Son agregados granulares o redondeados poco o no alterados, de rocas y minerales; las partículas menores de 2 mm se clasifican como arena y aquellas de mayor tamaño hasta 15 o 20 cm como grava o canto rodado, los fragmentos de roca con diámetros mayores se conocen como piedras bolas, piedras brochas, cantos rodados grandes, etc.

LIMOS INORGANICOS. Son suelos de grano fino con poca o ninguna plasticidad. Las variedades menos plásticas consisten generalmente en partículas más o menos equidimensionales de cuarzo y en algunos países se les distingue con el nombre de polvo de roca.

Los tipos más plásticos contiene un porcentaje apreciable de partículas en forma de escamas y se denominan limos plásticos. Debido a su textura suave, los limos inorgánicos son comúnmente tomados por arcilla, pero pueden distinguirse fácilmente de las mismas sin necesidad de ensayo de laboratorio. Si una pasta de limo inorgánico saturado se sacude en la palma de la mano, la pasta expele suficiente agua como para producir una superficie brillante, que si la pasta es posteriormente doblada entre los dedos se vuelve nuevamente opaca. Este simple procedimiento se conoce como ensayo de sacudamiento.

Después de secada, las pasta de limo es frágil, siendo fácil de despegar polvo de la misma si se la frota con los dedos. Los limos son relativamente impermeables, pero cuando se encuentran en estado suelto puede subir del fondo de una perforación o excavación como si fuera en espeso fluido viscoso. Los suelos más inestables de esta categoría se distinguen a veces como arena fluida (arena fina o muy fina que pasa a un estado semilíquido cuando se halla sometida a una corriente ascendente de agua de infiltración. Esto solo distingue a un estado particular de la arena y no a un material).

LIMOS ORGANICOS. Son suelos de granos finos más o menos plásticos, con una mezcla de materia orgánica finamente dividida. A veces contienen también fragmentos visibles de materia vegetal parcialmente descompuesta o de otros elementos orgánicos. Estos suelos tienen colores que varían de gris a muy oscuro y tienen productos gaseosos originados de la descomposición de la materia orgánica lo que les da un olor característico. Los limos orgánicos tienen una muy alta compresibilidad, y su permeabilidad es muy baja.

LA ARCILLA. Son agregados de partículas microscópicas y submicroscópicas derivados de la descomposición química de los constituyentes de las rocas. Son suelos plásticos dentro de límites extensos en contenido de humedad y cuando secos son duros, sin que sea posible despegar polvo si una pasta es frotada con los dedos. Tienen, además, una permeabilidad extremadamente baja.

ARCILLAS ORGANICAS. Son aquellos suelos que derivan algunas de sus propiedades físicas más significativas, de la presencia de materia orgánica finamente dividida. Cuando están saturadas, son generalmente muy compresibles y cuando secas tienen una resistencia muy alta. Tiene colores que varían de gris oscuro a negro, y pueden poseer un olor característico.

LAS TURBAS. Son agregados fibrosos de fragmentos macro y microscópicos de materia orgánica descompuesta. Su color varía de un castaño claro a negro. Son tan compresibles que resultan absolutamente inadecuadas para establecer sobre ellas fundaciones o terraplenes.

Bajo ciertas condiciones geológicas especiales se forman suelos que están caracterizados por uno o más rasgos peculiares tales como la presencia de una estructura, debida a la existencia de agujeros dejados por raíces extinguidas o de una estratificación regular poco común. Debido a estas características, tales suelos pueden ser fácilmente identificados en el terreno y por ello han recibido nombres especiales. En lo que sigue, se dan definiciones y descripciones de algunos de estos materiales.

LAS MORRENAS. Son depósitos glaciares no estratificados de arcilla, limo, arena, cantos rodados y piedras que cubren aquellas partes de la superficie rocosa que estuvieron bajo los hielos en los períodos de avance de los glaciares.

LAS TUFAS. Son agregados finos de minerales y fragmentos de roca muy pequeños, arrojados por los volcanes durante las explosiones y que han sido transportados por el viento o el agua.

LOS LOESS. Son sedimentos eólicos uniformes y cohesivos. El tamaño de la mayoría de sus partículas oscila entre los estrechos límites comprendidos entre 0.01 y 0.05 mm y su cohesión es debida a la presencia de un cementante de naturaleza más o menos calcárea. Su color más común es el castaño claro. El loess se caracteriza por la presencia de agujeros verticales dejados por las raíces extinguidas y porque se mantiene estable con taludes casi verticales. Los depósitos vírgenes de loess no han sido nunca saturados, y si lo son, el cementante que mantiene la adherencia entre las partículas se disuelve y el depósito puede sufrir un asentamiento.

LOESS MODIFICADOS. Son aquellos loess que han perdido sus características típicas por procesos geológicos secundarios como son inmersión temperaria, erosión y nuevo depósito, cambios químicos que originaron la destrucción de la adherencia entre las partículas, o la decomposición química de sus elementos perecederos como el del feldespato. Por la descomposición química se produce el loess - loam, caracterizado por una mayor plasticidad que los otros tipos de loess modificados.

LAS TIERRAS DIATOMACEAS. Son depósitos de polvo silícico fino, generalmente blanco, compuestos total o parcialmente por los residuos de diatomáceas. El término diatomeas se aplica a un grupo de algas unicelulares microscópicas de origen marino o de agua dulce, con la particularidad de que las paredes de sus células son silícicas.

MARGA. Es un término utilizado en forma vaga para identificar varios tipos de arcillas marinas calcáreas compactas o muy compactas y de color verdoso.

CALICHE. El término caliche se aplica en algunos países a ciertas capas de suelo cuyos granos están cementados por carbonatos calcáreos. Estas capas se encuentran generalmente a poca profundidad y su espesor puede variar de pocos centímetros a varios metros. Para su formación parece necesario un clima semiárido.

LAS ARCILLAS LAMINADAS. Consisten en capas alteradas de limo mediano gris inorgánico y de arcilla limosa más oscura. El espesor de las capas raramente excede de un centímetro, aunque ocasionalmente se han encontrado capas más gruesas, los elementos que conforman las arcillas laminadas fueron transportados a lagos de agua dulce por el agua proveniente del deshielo al terminar el período glaciar. Generalmente posee, combinadas, las propiedades indeseables de los limos y de las arcillas blandas.

GREDA. Es un término popular con el cual se designa una variedad grande de suelos, pero que normalmente están constituidos por arcillas muy plásticas más o menos compactadas, aunque a veces se incluyen dentro de esta denominación hasta areniscas arcillosas, que como rocas entran en la categoría de rocas blandas.

TOSCA. Es el nombre dado en ciertos países a una fuerte impregnación calcárea de suelos de composición variable, en general de origen loésico, dando como resultado un material de composición y resistencia también variable, pero que regularmente tiene una gran proporción de calcáreo y es muy compacto. A veces la tosca se presenta como incrustaciones aisladas de calcáreo en una base de loess -loam.

BENTONITAS. Son arcillas con altos contenidos de montmorillonita. Se formaron de la alteración química de cenizas volcánicas. En contacto con agua las bentonitas secas se esponjan más que otros tipos de arcillas secas y saturadas, se contraen también.


CONCLUSIONES